El oro y la Biblia

No cabe duda de que la Biblia es un libro cuyo uso en el mundo va en declive.

El número de cristianos está disminuyendo en el mundo a un ritmo bastante grande, sobre todo en los países avanzados, donde la gran mayoría de los jóvenes no son ya cristianos.

Es más, muchos de los que son cristianos no han leído una Biblia en su vida, ni siquiera algunos pasajes.

A pesar de esto, la Biblia no deja de ser un documento de un increíble valor histórico, en el cuál se muestra cómo funcionaban las cosas en el pasado.

el oro en la biblia

En cierto modo el final de la Biblia va unido al final del oro como el dinero fundamental de la sociedad humana.

Esto es así porque la Biblia es muy clara con el oro y la plata, ya que según podemos leer en innumerables pasajes de la misma, ambos metales son considerados la piedra angular no solo del sistema monetario, sino que son asociados con sabiduría y conceptos eternos.

En ningún momento se nombra ningún sistema de moneda fiduciaria de papel, no digamos ya uno “virtual”, como Bitcoin.

El oro es nombrado 417 veces, la plata 320 y la palabra dinero 140.

La riqueza en la Biblia era asociada con el oro.

Bien, la gente hoy en día dirá que la Biblia es un libro anticuado lleno de sabiduría antigua que nada tiene que ver con los avances de la modernidad y las leyes de la evolución. Según estas leyes se entiende que el oro ha de ser una moneda poco eficiente y que los billetes actuales pronto lo serán con la futura moneda mundial virtual.

Pero independientemente de las interpretaciones de cada uno no cabe duda de que la relación del oro con la Biblia es bastante intensa, tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento.

Quizá los pasajes más conocidos del oro en la Biblia son los relacionados con la construcción del Templo del Rey Salomón y el Arca de la Alianza, cuestión que merece un artículo aparte.

Aparte de estos hay también muchos otros muy conocidos como los siguientes:

  • Génesis 2:10-14

“Y del Edén salía un río para regar el huerto, y de allí se dividía y se convertía en otros cuatro ríos. El nombre del primero es Pisón; éste es el que rodea toda la tierra de Havila, donde hay oro.”

Se ve ya desde el Génesis que el oro parece ser importante para Dios.

  • Salmos 119:127

“Por tanto, amo tus mandamientos más que el oro, sí, más que el oro fino”.

  • Isaías 60:17

“En vez de bronce, traeré oro, en vez de hierro, traeré plata, en vez de madera, bronce, y en vez de piedras, hierro. Pondré como tus administradores la paz, y como tus gobernantes la justicia”.

Isaías, el conocido profeta de los versos de Lucifer, también parecía que sabía de la importancia del metal amarillo.

Josué 6:18-20

“Pero vosotros guardaos del anatema; ni toquéis, no toméis alguna cosa del anatema, no sea que hagáis anatema el campamento de Israel, y lo turbéis”

“Mas toda la plata y el oro, y los utensilios de bronce y de hierro, sean consagrados a Jehová, y entren en el tesoro de Jehová”

Parece que el señor Jehová consideraba muy importantes a los metales, en este caso no solo el oro y la plata.

  • Proverbios 20:15

“Hay oro y multitud de piedras preciosas; más los labios prudentes son joya preciosa”

Aquí podemos ver uno de los versos en los que se asocia la sabiduría con el oro, en este caso en el sentido de que la prudencia es incluso más valiosa que el primero.

  • Ezequiel 28:13

“En el Edén estabas, en el huerto de Dios; toda piedra preciosa era tu vestidura: el rubí, el topacio y el diamante, el berilo, el ónice y el jaspe, el zafiro, la turquesa y la esmeralda; y el oro, la hechura de tus engastes y de tus encajes, estaba en ti. El día que fuiste creado fueron preparados”

De nuevo vemos la importancia no solo del oro, sino de los metales en la creación del Señor.

  • Salmos 72:15

“Que viva, pues, y se le dé el oro de Saba, y que se ore por él continuamente; que todo el día se le bendiga”

Otra historia en la que encontramos personajes míticos como la Reina de Saba, en este caso haciendo referencia a su oro. Debió ser muy importante para la misma.

  • Apocalipsis 21:18

“El material de su muro era de jaspe; pero la ciudad era de oro puro, semejante al vidrio limpio;”

Haciendo referencia a la Jerusalén Celeste. ¿Será esta el Nibiru, Planeta X, o Hercolobus que muchos esperan?

  • Génesis 13:2

“Y Abraham era riquísimo en ganado, en plata y oro”.

  • Job 3:15

O con los gobernantes que llenan sus palacios de oro y plata.

  • Ezequiel 28:4

“Con tu sabiduría y tu entendimiento has adquirido riquezas para ti, y has adquirido oro y plata para tus tesoros”

  • Apocalipsis 18:16

“Y diciendo: ¡Ay, ay, de la gran ciudad, que estaba vestida de lino fino, de púrpura y de escarlata, y estaba adornada de oro, de piedras preciosas y de perlas!”

Parece que Dios no solo dio gran importancia al oro en la Creación, sino al final de la misma.

  • Proverbios 27:21

“El crisol es para la plata y el horno para el oro, y al hombre se le prueba por la alabanza que recibe”

  • Éxodo 40:5

“Asimismo pondrás el altar de oro para el incienso delante del arca del testimonio, y colocarás la cortina a la entrada del tabernáculo”

  • Levítico 24:4

“Mantendrá las lámparas en orden en el candelabro de oro puro, continuamente delante del Señor”

El oro y la plata eran muy importantes en la época de la Biblia

Todos estos no son sino unos pocos de los numerosos pasajes que podemos encontrar en la Biblia haciendo referencia a los metales.

Como comenté antes, son más de 700 las menciones al oro y la plata en la Biblia.

Es evidente que ambos metales eran la base del sistema monetario que regía en la época en la que tuvieron lugar los sucesos de la Biblia, o al menos en la época de los narradores de la misma.

En este sentido parece que la Biblia concuerda con el resto de tradiciones y culturas del mundo que de manera espontánea y muy aparte las unas de las otras, adoptaron al oro como símbolo de riqueza y método principal de intercambio y refugio para el dinero, al menos en las transacciones regias, siendo la plata, quizá, más usada a nivel del pueblo.

Como dije antes, la Biblia y el oro terminarán de perecer de manera paralela.

En cierto modo ambos pertenecen a una época en la que las transacciones y todo era más real, al contrario que hoy que todo ocurre de manera más virtual, de ahí la tendencia irresistible del mundo hacia una realidad monetaria virtual, de la cuál Bitcoin no es sino el inicio.

Una cosa que parecen no entender las masas es el hecho de que el término virtual o etéreo (de la otra criptomoneda famosa Ethereum), tienen una connotación un tanto difusa, que casi podríamos asociar a lo falso, pues a fin de cuentas no son sino apuntes binarios; ceros y unos en el sistema computacional mundial.

Ese concepto de divisa, la virtual es totalmente opuesta a la del oro, cuya realidad física es evidente y cuya contrapartida está compuesta por su propio peso, sin necesitar de ningún sistema de ceros y unos o de ningún billete fiduciario respaldado por una imprenta.

De esta manera, el oro es tan opuesto a las divisas actuales como los valores de la Biblia lo son de los de la actualidad.

Evidentemente, al igual que el oro y la verdad eran valorados en antaño, hoy lo adorado son las divisas y verdades virtuales. Es decir, en la actualidad se venera lo virtual y lo que no es real, que no es otra cosa que la mentira, aunque eso sí, de una manera muy sutil.

Gracias por compartir

Deja un comentario